Intervención integral para proteger La Carpintera

Cristian Torres Garita

Alcalde de La Unión

 

Esta Administración promueve el abordaje integral de la zona protectora de los Cerros de La Carpintera, para garantizar su desarrollo sostenible; la protección de sus riquezas ambientales y el cumplimiento de las resoluciones de judiciales.

 

Como parte de ese proceso, conformamos la Comisión Institucional de Intervención Integral de los Cerros de La Carpintera (CIIICC), con la participación de la Dirección Jurídica, la Comisión Municipal de Emergencias, la Unidad de Gestión Ambiental, la Dirección de Recurso Hídrico, la Unidad de Planificación, la Oficina de Enlace Comunal, Desarrollo Socio Económico, DIDECU y la Alcaldía Municipal.

 

Además de su valor intangible, generador de identidad cultural, los cerros de La Carpintera tienen un enorme potencial por sus zonas de bosque; su biodiversidad; su recurso hídrico y belleza escénica. No es de menor importancia que además tenga un Plan de Manejo, gracias al esfuerzo de una buena parte de sus propietarios y el trabajo de la Asociación Movimiento Cívico del Cantón de La Unión. 

Entre las principales amenazas que estamos buscando contrarrestar, destaco las siguientes:

 

  1. La disminución del área boscosa (aunque por dicha todavía es mínima)
  2. Los asentamientos irregulares y construcciones no autorizadas en al menos cuatro sectores.
  3. Las construcciones dentro de la zona protectora y en sectores de riesgo por potenciales deslizamientos.
  4. La falta de coordinación entre las diferentes instituciones y organismos interesados con su protección y conservación.
  5. La ausencia de iniciativas y proyectos de inversión ambientalmente sostenibles.
  6. La poca interrelación entre el gobierno municipal y los principales actores sociales con intereses en la zona.

 

El trabajo de la Comisión Interinstitucional de Intervención Integral de los Cerros de La Carpintera (CIIICC), ha tenido como norte los siguientes objetivos:

 

  • *Cumplir las sentencias judiciales en firme, relacionadas con la reubicación de familias que construyeron ilegalmente en la zona protectora y zonas de riesgo, coordinando con las entidades correspondientes para respetar inversiones y derecho a la vivienda de estas familias. Se da dado seguimiento a los procesos administrativos y judiciales. Sobre este tema, debe tomarse en cuenta las limitaciones impuestas por la pandemia para ejecutar acciones que pongan en mayor riesgo la salud de las personas implicadas.
  •  
  • *Coordinar con las organizaciones y tener una relación directa con los vecinos en los asentamientos de la zona, para evitar el aumento de las construcciones ilegales. Mediante esa misma coordinación, se pueden analizar las propuestas de prevención y atención de riesgos y potenciales emergencias; reubicación y renovación urbana.
  •  
  • *Establecer mecanismos de respuesta inmediata con la participación de grupos organizados, voluntariado, Fuerza Pública y funcionarios del MINAET para frenar los daños ambientales y la ampliación de las zonas de construcción ilegal. Aspiramos a crear un procedimiento de observación permanente, con su correspondiente protocolo de actuación.
  •  
  • *Aprovechar los espacios existentes mediante una efectiva coordinación entre la Administración y el Concejo Municipal, los representantes del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC); el Comité Local de Áreas de Conservación (COLAC), y los representantes de los propietarios organizados, para identificar alternativas de proyectos de inversión y desarrollo de la zona, ajustadas a las posibilidades que brinda el Plan de Manejo y criterios de sostenibilidad y responsabilidad ambiental.
  •  
  • *Tener una comunicación fluida con todas las instituciones vinculadas con la atención de esta problemática en materia ambiental, social, de seguridad y prevención de emergencias, para responder de manera ordenada y optimizando los recursos disponibles. El Ministerio de Ambiente, el IMAS, el INVU, el PANI, las municipalidades de Cartago, Curridabat y Desamparados y Seguridad Pública son algunas de las entidades directamente relacionadas con la atención del problema.
  •  
  • *Ampliar los proyectos de educación ambiental de la Escuela Municipal del Agua y el Ambiente, en conjunto con las organizaciones comunales, grupos ambientales y organismos del MINAET, y cualquier otra persona y organización interesada, dando prioridad a las comunidades, escuelas y grupos comunales de la zona de impacto inmediato de la Zona Protectora.

 

La problemática social y ambiental de La Carpintera es sumamente compleja. Es producto de un proceso en que interfieren los intereses particulares de algunos propietarios de fincas que siguen poniendo en venta derechos de propiedad sin considerar el impacto y la normativa ambiental ni el Plan de Manejo de la Zona Protectora. También refleja las necesidades de vivienda de familias que no tienen acceso al mercado de la vivienda y de la falta de coordinación interinstitucional; la ausencia de planes de desarrollo sostenible para la Zona Protectora y de la lentitud con que ha respondido el gobierno municipal para hacer cumplir la Ley de Construcciones y la legislación ambiental.

 

En la Municipalidad de La Unión asumimos la responsabilidad y el protagonismo indispensable para gestionar junto con todos los actores sociales e instituciones del Gobierno Central, alternativas de corto y mediano plazo que respondan a las necesidades de bienestar social que merecen estas familias y estimulen el desarrollo sostenible de esta zona y otras de similar importancia en nuestro Cantón.

Tamaño de fuente